Vectoriam Digital Marketing

Cómo hacer un buen briefing

Tener una buena herramienta de comunicación, es un pilar básico, pero darle un buen uso a esa herramienta es esencial.

Tener una buena herramienta de comunicación, es un pilar básico, pero darle un buen uso a esa herramienta es esencial.

Hoy en día, pocas empresas son conscientes de la cantidad de tiempo que se ahorra cuando los flujos de información entre los integrantes de un equipo están optimizados. Tener una buena herramienta de comunicación, es un pilar básico, pero darle un buen uso a esa herramienta es esencial.

El día de hoy toca hablar sobre los briefings en marketing digital, los cuales nada tienen que ver con aquellos extensos briefing publicitarios, sino de esos trámites diarios en los que se delega un task  o una tarea, y queremos dejarle todo claro a nuestro compañero con el objetivo de hacerlo todo lo más llevadero posible, y sobre todo que el resultado sea lo que queremos, sin que se vea distorsionado por malentendidos, falta de información, o exceso de especificación en la misma.

¿Por qué debemos trabajar un buen briefing?

  • Ahorro en coste y tiempo. Si tenemos que intercambiar varias preguntas y aclaraciones, esto repercute directamente en el tiempo que podamos dedicar a la tarea asignada y, por tanto, en el coste que esta tarea supone.
  • Resultados mejores. La incertidumbre es uno de los grandes enemigos del trabajo en el día a día, y la concreción, su némesis.
  • Mejores relaciones con los colleagues. Los malentendidos pueden conducir a tensiones y malos rollos en el entorno laboral. Un buen briefing delega confianza y seguridad en el compañero.

¿Cómo debemos hacer un buen briefing?

  1. CONTEXTO. Será clave para asentar una primera imagen de la situación. En nuestro caso, el contexto siempre hace referencia al cliente con el que se trabaja esta tarea en concreto, de esta manera, uno ya sabe por dónde van los tiros.
  2. TAREA. Es necesario ser detallista. No podemos dejar lugar a dudas. Hay que dejar claro tres cosas: qué necesitamos nosotros, qué delegamos, y qué se le exige al delegado.
  3. DEADLINE. Ese palabro que a nadie le gusta oír. Para ayudar a calendarizar y organizar las tareas, es imprescindible aclarar cuándo necesitamos que esta tarea esté finiquitada. Debemos ser muy realistas con los plazos de entrega, y no crear falsas expectativas con el cliente o el equipo, que puedan derivar en frustraciones.
  4. ANEXOS o EXTRAS. ¿A qué nos referimos con esto? Toda aquella información que ayude a nuestro compañero a desempeñar su función. Por ejemplo, ¿son creatividades? Estilo y tono del mensaje junto a un buen banco de imágenes es algo que se agradece mucho. Recursos, links, credenciales. Todo lo que podamos hacer nosotros y que agilice el trabajo a nuestro compañero.

¿Has visto que claro y concreto ha quedado este post? Eso es porque sabemos hacer buenos briefings, y, ahora, vosotros también 😉

Sergio Velasco Bayón – PROJECT MANAGER EN VECTORIAM